Ir al contenido principal

El discurso del odio




El 21 de Marzo fue el Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial (amén del Día Internacional del Síndrome de Down) y con este motivo el Instituto de la Juventud (Injuve) presentó la campaña No Hate Speech (No a las expresiones de odio) cuyo objetivo es combatir la intolerancia en Internet.



Esto me ha hecho pensar en la de veces que he sido testigo de manifestaciones de intolerancia en la red. He visto gente insultando y despreciando a los demás por su raza, su sexo, su orientación sexual, su religión... Y sin embargo, lo que más me ha llamado la atención ha sido la actitud de algunos de los que se llaman a sí mismos defensores de la tolerancia.
Movimiento contra la Intolerancia, una organización que se ha implicado activamente en este movimiento, es un ejemplo de este tipo de actitudes que me dejan perpleja. No se puede negar que desempeñan un trabajo muy loable, luchando contra el racismo, la homofobia, la islamofobia, etc. Pero lo que no me acaba de cuadrar es una tendencia a la "selección de objetivos", por decirlo de algún modo, que he observado en ellos.
Por ejemplo, un tema que suelen tratar es el del odio hacia las personas que profesan la religión islámica, que califican de islamofobia. Sin embargo, apenas les he oído denunciar las manifestaciones de odio hacia los cristianos, de las que yo, siendo católica, soy testigo cada día en la red. Lo lógico sería que se condenasen por igual las ofensas a una agrupación religiosa que a otra.
En cuanto a su lucha contra la homofobia, no puedo evitar la impresión de que abusan un poco de este término. Por ejemplo, en lo que respecta a la legalización del matrimonio y la adopción por parte de parejas homosexuales, desde la organización se muestran abiertamente a favor, mientras que a los movimientos contrarios a dicha legalización se les acusa veladamente (o al menos esa es mi impresión) de intolerantes. Y es que mucha gente tiende a confundir la oposición al matrimonio y la adopción homosexual con la homofobia, cuando no tiene porqué ser así en absoluto. Obviamente una persona homófoba va a estar en contra de estas uniones, pero eso no significa que todos los que se opongan a ellas odien a los homosexuales. Existen muchas razones por las que una persona puede negarse a reconocer como matrimonio una unión entre personas del mismo sexo o su derecho a adoptar niños, y dar por hecho que esas razones se reducen a una sola, es decir, el odio hacia este colectivo, me parece una actitud muy corta de miras.
Espero equivocarme y que este aparente partidismo a la hora de defender los Derechos Humanos sea solo una impresión errónea. Solo negándonos a aceptar cualquier tipo de discriminación, positiva o negativa, lograremos un mundo más justo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto II: "Un huevo no es una gallina"

¿Alguna vez has visto a alguien defender el aborto con analogías como estas?

"Un huevo no es una gallina, una bellota no es un árbol e incluso una tela no es un vestido".

Seguro que sí. Basándome en el artículo "Eggs, acorns and silkworms: Refuting pro-choice propaganda", aparecido en el blog Secular Pro-Life Perspectives, voy a tratar de explicar qué hay de falso y de verdadero en este tipo de enunciados.





Un huevo no es una gallina
Generalmente, este afirmación, hecha con frecuencia en las redes sociales, viene acompañada de la foto de un huevo frito. Y lo gracioso es que, en general... ¡Es cierta! Resulta que la mayoría de los huevos destinados al consumo humano no están fertilizados, es decir, sólo contienen un óvulo de gallina, no un embrión (esto es algo que ya comenté hace mucho tiempo en una nota para mi página de Facebook).
Pero, ¿qué pasa cuando tenemos un huevo fecundado? ¿Es una gallina? Sí, al menos tanto como lo sería un pollito ya nacido. Comúnmente us…

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


Métodos anticonceptivos naturales

Los métodos de planificación familiar natural están basados en la observación de signos y síntomas naturales de las fases fecunda e infecunda del ciclo menstrual. Sirven tanto para prevenir un embarazo como para aumentar las probabilidades de concebir.

Método del calendario 

Se basa en un solo indicador, el de la duración del ciclo.

Durante un año la mujer registra la duración de sus ciclos menstruales. Después, restando 19 días a la duración del ciclo más corto conocido sabrá cuando comienza su fertilidad; y restando 11 días al más largo, cuando termina.

Método de los días fijos

Propuesto para mujeres cuyos ciclos sean de 26 a 32 días, considerando días fértiles entre el día 9 y el día 19.

Puede valerse de un collar para ir contando cuando comienza y termina su fertilidad. Su tasa de fallo está en torno al 14%.

Método de la temperatura

Antes de la ovulación la temperatura basal está en niveles más bajos, y después de ella se eleva entre 0,3 y 0,5 ºC – lo que se conoce como desnivel térmi…