Ir al contenido principal

Ser madre a cualquier precio

Recientemente se ha dado a conocer el caso de una mujer que, gracias a una nueva técnica conocida como la "vitrificación de ovocitos", ha conseguido dar a luz a un bebé sano a pesar de haber perdido los dos ovarios a causa de un cáncer.
Podría decirse que se trata de una buena noticia, de no ser por el destino incierto que aguarda a los dos hermanos de Mario (que así se llama el recién nacido).



En efecto, aparte del mencionado niño y de algunos ovocitos sobrantes, el proceso de fertilización dejó otros dos embriones  congelados que, según citan los medios, abren la posibilidad de que la mujer "vuelva a ser madre". Podemos ver cómo, con toda la inocencia del mundo, la reportera pasa por alto el hecho de que, al menos por lo que respecta a los embriones, estos no hacen que la mujer "pueda volver a ser madre", sino que ya lo es. Esta persona no tiene un hijo, tiene tres: uno nacido y dos congelados.
Aunque resulta alentador ver cómo los avances en medicina nos permiten, no solo salvar vidas, sino también preservar intactas capacidades como la de engendrar hijos, esta alegría se ensombrece al comprobar cuán poco cuentan las vidas humanas en desarrollo, a las que parece considerarse simples objetos o herramientas para conseguir un fin, en este caso la maternidad.
Habrá que esperar para ver si los/as hermanos/as de Mario tienen tanta suerte como él y no acaban en el cubo de los "desechos biológicos", como tantos otros embriones humanos que son abandonados cada año en las clínicas de fertilización.
Fuente: Nace el primer bebé español tras vitrificar ovocitos de una mujer con cáncer de ovarios.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


¿Deberíamos comparar el aborto con el Holocausto? Reflexiones a favor y en contra.

Recientemente un grupo pro-vida canadiense desató la polémica al mostrar un vídeo en el que se comparaba el aborto con el Holocausto judío. El vídeo, titulado The Case Against Abortion: Personhood, pertenece a la organización estadounidense Abort73 y se puede ver a continuación:


Lo cierto es que es frecuente en el activismo pro-vida que se compare el aborto con otros crímenes contra la Humanidad como el Holocausto, la esclavitud, etc., en base a los puntos que tienen en común. Sin embargo, ¿es válida esta comparación? La organización Secular Pro-Life se hizo esta misma pregunta hará un año y se la planteó a los seguidores de su página de Facebook. Finalmente lograron clasificar las respuestas en tres grandes grupos:

1 - No, la comparación presenta problemas.

2 - Sí, es una comparación válida, pero no necesariamente efectiva.

3 - Sí, es una comparación válida.

En Secular Pro-Life decidieron recoger en un artículo algunos de los comentarios que encajaban en los distintos grupos y he pen…

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto III: "Nadie te obliga a abortar"

Este es sin duda uno de los argumentos más utilizados por los defensores del aborto y a la vez uno de los menos efectivos. ¿Por qué? Vamos a verlo.


El argumento es sencillo: "¿No estás de acuerdo con el aborto? Muy bien, no abortes, pero no les digas a los demás lo que tienen que hacer. Abortar es un derecho, no una obligación". Sin embargo, ¿es cierto que el aborto "no obliga a nadie"? Pues no, no es cierto. De hecho, obliga a muchas personas, de muchas formas distintas.

Obliga a todos los ciudadanos a financiarlo

El Estado español destina varios millones de euros al año a la financiación de las clínicas que practican abortos. Dicha financiación se lleva a cabo con dinero público procedente de los impuestos de todos los ciudadanos, estén a favor o en contra de esta práctica. Esto significa que todos aquellos que vemos el aborto, no como un derecho humano, sino todo lo contrario, estamos obligados a pagarlo con nuestro dinero, un dinero que podría haber sido destina…