Ir al contenido principal

Sensacionalismo

Se ha hablado mucho en los últimos días de la horrible masacre que tuvo lugar en un cine de Aurora, Colorado (USA). Durante el estreno de la última película de Batman, el estudiante James Holmes se presentó en dicho lugar disfrazado y armado hasta los dientes. Disparó indiscriminadamente matando a 12 personas e hiriendo a otras muchas.
La repercusión del caso en la opinión pública ha sido enorme. Tanto es así, que días después del sangriento atentado este sigue en boca de todos.



Curiosamente, no ocurrió lo mismo con la masacre que tuvo lugar en Siria hará poco más de una semana, y que se cobró la vida de unas 200 personas.
El primer asesinato ha recibido una condena unánime por parte del mundo. Nadie lo olvidará.
El segundo, pese a la tentativa de condena por parte de la ONU (finalmente vetada por Rusia), a penas sí ha levantado revuelo entre la gente de a pie. Y una no puede dejar de preguntarse por qué. ¿Por qué todo el mundo habla de aquellas doce personas y nadie de las otras 200? ¿A caso no son ambos crímenes igualmente abominables?
La respuesta es sencilla: sensacionalismo. Nuestros medios de comunicación nos conocen lo bastante bien como para saber qué es lo que deben hacer, a qué noticias deben dar un mayor énfasis, para captar nuestra atención. Todos los días se producen matanzas en Siria, en Irak, etc. La gente está cansada de oírlo. La gente está aburrida de la guerra. Entonces, llega un lunático con el pelo teñido de rojo y una máscara anti-gas, entra en un cine y se pone a disparar. Bueno, eso ya es algo que no se ve todos los días. Vamos a sacarle partido.
Por cierto, en caso de ser declarado culpable, Holmes se enfrentaría a la pena de muerte. Un castigo que no servirá ni para reparar el daño causado, ni para redimir al criminal; solo para saciar la sed de venganza de un público morboso.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


¿Deberíamos comparar el aborto con el Holocausto? Reflexiones a favor y en contra.

Recientemente un grupo pro-vida canadiense desató la polémica al mostrar un vídeo en el que se comparaba el aborto con el Holocausto judío. El vídeo, titulado The Case Against Abortion: Personhood, pertenece a la organización estadounidense Abort73 y se puede ver a continuación:


Lo cierto es que es frecuente en el activismo pro-vida que se compare el aborto con otros crímenes contra la Humanidad como el Holocausto, la esclavitud, etc., en base a los puntos que tienen en común. Sin embargo, ¿es válida esta comparación? La organización Secular Pro-Life se hizo esta misma pregunta hará un año y se la planteó a los seguidores de su página de Facebook. Finalmente lograron clasificar las respuestas en tres grandes grupos:

1 - No, la comparación presenta problemas.

2 - Sí, es una comparación válida, pero no necesariamente efectiva.

3 - Sí, es una comparación válida.

En Secular Pro-Life decidieron recoger en un artículo algunos de los comentarios que encajaban en los distintos grupos y he pen…

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto III: "Nadie te obliga a abortar"

Este es sin duda uno de los argumentos más utilizados por los defensores del aborto y a la vez uno de los menos efectivos. ¿Por qué? Vamos a verlo.


El argumento es sencillo: "¿No estás de acuerdo con el aborto? Muy bien, no abortes, pero no les digas a los demás lo que tienen que hacer. Abortar es un derecho, no una obligación". Sin embargo, ¿es cierto que el aborto "no obliga a nadie"? Pues no, no es cierto. De hecho, obliga a muchas personas, de muchas formas distintas.

Obliga a todos los ciudadanos a financiarlo

El Estado español destina varios millones de euros al año a la financiación de las clínicas que practican abortos. Dicha financiación se lleva a cabo con dinero público procedente de los impuestos de todos los ciudadanos, estén a favor o en contra de esta práctica. Esto significa que todos aquellos que vemos el aborto, no como un derecho humano, sino todo lo contrario, estamos obligados a pagarlo con nuestro dinero, un dinero que podría haber sido destina…