Ir al contenido principal

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto I: "Si una vez fuiste un feto, también fuiste un espermatozoide"

Con este artículo, que espero sea el primero de una larga serie, pretendo explicar mi respuesta a un argumento pro-aborto bastante frecuente en las redes sociales:

"Si un feto/embrión fuese un ser humano/persona, un óvulo/espermatozoide también lo sería, por lo que la menstruación/masturbación/anticoncepción equivaldría a un aborto".

El problema con este razonamiento es que, al partir de una premisa falsa, llega inevitablemente a una conclusión errónea. Veamos por qué.


Ante todo hay algunos conceptos que debemos tener claros. Según la RAE:

-Gameto: Cada una de las células sexuales, masculina (espermatozoide) y femenina (óvulo), que al unirse forman el huevo de las plantas y de los animales.

-Cigoto: Célula resultante de la unión del gameto masculino con el femenino en la reproducción sexual de los animales y de las plantas.

-Embrión: Ser vivo en las primeras etapas de su desarrollo, desde la fecundación hasta que el organismo adquiere las características morfológicas de la especie.

-Mitosis: División de la célula en la que, previa duplicación del material genético, cada célula hija recibe una dotación completa de cromosomas.

-Meiosis: Sucesión de dos divisiones celulares durante la formación de los gametos, de la que resultan cuatro células que tienen un cromosoma de cada pareja de la célula original.

-Célula totipotente: Célula embrionaria con capacidad para generar un organismo completo.

¿Cómo funciona la Reproducción Sexual?


Espermatozoide, óvulo y embrión.
Podemos encontrar dos tipos de células en los seres vivos que se reproducen sexualmente: las somáticas, que conforman el organismo y se reproducen por mitosis, y las células sexuales o gametos, que son las que permiten reproducirse sexualmente. Los gametos se originan por un proceso llamado meiosis ("ovogénesis" en el caso del óvulo y "espermatogénesis" en el del espermatozoide) en el interior de unos órganos especializados llamados gónadas (ovarios y testículos). Mientras que la mayoría de las células del organismo (somáticas) son diploides, es decir, presentan dos copias de cada cromosoma, el proceso de gametogénesis produce células haploides, con una sola copia de cada cromosoma. Esto permite que, al combinarse el gameto femenino con el masculino, den lugar a una célula diploide (el cigoto) con una dotación genética que es una combinación de ambos progenitores. El cigoto se divide sucesivamente y sus células se van especializando y distribuyendo para formar los distintos tejidos y órganos, pasando a llamarse embrión.

Según esto, ¿por qué el óvulo y el espermatozoide no son seres humanos y el embrión sí? Después de todo, ¿no procede este último de la unión de dichas células, que también poseen vida? ¿No podría argumentarse que se trata, al fin y al cabo, del mismo ser sólo que en diferentes etapas de su vida, igual que el bebé antes fue feto, y el feto, embrión?.

Para entender por qué esto no es así, debemos tener en cuenta varios hechos. En primer lugar, los gametos son células sexuales producidas por los propios progenitores, es decir, forman parte del cuerpo de los padres, no del hijo. Además, al ser células haploides, sólo poseen la mitad de la dotación genética propia de la especie humana. Un gameto humano jamás podrá desarrollarse hasta formar un organismo completo, ya que carece de la totipotencialidad del cigoto.
En segundo lugar, durante cada eyaculación se liberan millones de espermatozoides, de los cuales sólo uno fecundará al óvulo. Dado que la unión de los gametos masculino y femenino ocurre al azar, cada espermatozoide representa una "posible" unión que daría lugar a una combinación genética distinta. Así pues, antes de la unión definitiva, no estaríamos hablando de un ser humano concreto, sino de millones de seres humanos "en potencia".
Al tener lugar la fecundación, es decir, cuando al fin uno de los muchos gametos masculinos logra alcanzar y penetrar el óvulo, las dos "mitades" se funden y dan lugar a una célula diploide, con una dotación genética completa que es distinta a la de los progenitores, nueva y única. Tras esta unión, el cigoto inicia las sucesivas divisiones celulares que, con el tiempo, desembocarán en un organismo humano completo, con sus tejidos, órganos y sistemas. Por esto decimos que es DESPUÉS de la fecundación, y no ANTES, cuando hablamos de un ser humano concreto y definitivo, y no de un "ser humano en potencia", o de un "proyecto de ser humano".

El movimiento pro-vida defiende el derecho humano a la vida desde el momento de la concepción (fecundación). Ningún activista u organismo pro-vida (al menos ninguno que yo conozca) ha afirmado nunca que los óvulos o espermatozoides sean seres humanos con derecho a vivir. Lamentablemente, no han faltado quienes han tratado de atribuirnos semejante razonamiento. Por poner un ejemplo, en 2013 se empezaron a difundir unas declaraciones falsamente atribuidas a la presidenta de la Federación Española de Asociaciones Pro-Vida Alicia Latorre en las que se afirmaba que la masturbación era una forma de aborto. Pese a que dichas declaraciones fueron desmentidas por la asociación, el bulo corrió como la pólvora en las redes sociales, e incluso en algunos medios de comunicación, y aún hoy mucha gente sigue dándole credibilidad.


El bulo de las presuntas declaraciones de Alicia Latorre
 sobre la masturbación y el aborto
corrió como la pólvora en las redes sociales.






Comentarios

  1. Muy bueno.
    Este tipo de argumentos, a mi particularmente, me sorprenden tanto, que me tengo que sobreponer y continuar con el debate, Nunca me esperaría que nadie aludiese a un espermatozoíde como un ser humano, pero me ha pasado. (y con gente supuestamente preparada)

    Por este artículo, veo que es mucho más común de lo que me imaginaba.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


¿Deberíamos comparar el aborto con el Holocausto? Reflexiones a favor y en contra.

Recientemente un grupo pro-vida canadiense desató la polémica al mostrar un vídeo en el que se comparaba el aborto con el Holocausto judío. El vídeo, titulado The Case Against Abortion: Personhood, pertenece a la organización estadounidense Abort73 y se puede ver a continuación:


Lo cierto es que es frecuente en el activismo pro-vida que se compare el aborto con otros crímenes contra la Humanidad como el Holocausto, la esclavitud, etc., en base a los puntos que tienen en común. Sin embargo, ¿es válida esta comparación? La organización Secular Pro-Life se hizo esta misma pregunta hará un año y se la planteó a los seguidores de su página de Facebook. Finalmente lograron clasificar las respuestas en tres grandes grupos:

1 - No, la comparación presenta problemas.

2 - Sí, es una comparación válida, pero no necesariamente efectiva.

3 - Sí, es una comparación válida.

En Secular Pro-Life decidieron recoger en un artículo algunos de los comentarios que encajaban en los distintos grupos y he pen…

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto III: "Nadie te obliga a abortar"

Este es sin duda uno de los argumentos más utilizados por los defensores del aborto y a la vez uno de los menos efectivos. ¿Por qué? Vamos a verlo.


El argumento es sencillo: "¿No estás de acuerdo con el aborto? Muy bien, no abortes, pero no les digas a los demás lo que tienen que hacer. Abortar es un derecho, no una obligación". Sin embargo, ¿es cierto que el aborto "no obliga a nadie"? Pues no, no es cierto. De hecho, obliga a muchas personas, de muchas formas distintas.

Obliga a todos los ciudadanos a financiarlo

El Estado español destina varios millones de euros al año a la financiación de las clínicas que practican abortos. Dicha financiación se lleva a cabo con dinero público procedente de los impuestos de todos los ciudadanos, estén a favor o en contra de esta práctica. Esto significa que todos aquellos que vemos el aborto, no como un derecho humano, sino todo lo contrario, estamos obligados a pagarlo con nuestro dinero, un dinero que podría haber sido destina…