Ir al contenido principal

Ojos que no ven...

Juan Cotino, presidente de Las Cortes Valencianas, publicó ayer un artículo en su blog en el que proponía que fuese obligatorio ver una ecografía del feto antes de abortar. Los que estén al día en este tema, sabrán que a principios de este año el estado norteamericano de Texas adoptó una medida similar a la propuesta por el señor Cotino. Tanto entonces como ahora, la polémica ha saltado a la opinión pública. Mientras algunos lo consideran una medida acertada para reducir el número de abortos, para otros se trata de una invasión de la intimidad.



Y es que el objetivo de la norma está claro: más que informar a la mujer, se trata de apelar a la conciencia, al remordimiento, y esto, señoras y señores, puede ser un arma de doble filo. Al margen de motivaciones políticas, debemos analizar las consecuencias de esta hipotética medida. Supongamos que obligamos a la mujer en cuestión a enfrentarse a la realidad. Le decimos "Mire, este es su hijo, al que usted quiere matar. Está en su derecho a hacerlo, pero debe saber que es un ser humano como usted, con brazos, piernas y todo lo demás, y, si sigue adelante, será destruido. Allá usted con su conciencia". Si la mujer cambia de opinión, estupendo, habremos salvado una vida. Pero, ¿y si no lo hace? ¿Y si tiene que vivir toda su vida con la imagen de ese niño grabada en la retina? Por mucho que algunos lo nieguen, el SPA (Síndrome Post-Aborto ) existe, y con esta medida, pienso yo, los casos podrían dispararse.

Por otro lado, si vemos las cosas con perspectiva, las medidas de este tipo no son sino parches que vamos añadiendo para evitar enfrentarnos al verdadero problema: en España, como en la mayoría de los países del mundo, los derechos de los no natos no valen nada. Son solo papel mojado. Durante los primeros cinco meses de vida la persona carece de valor jurídico como tal, y por tanto, de derechos. Hasta hace poco, ni siquiera los nacidos que no superaban las 24 horas de vida tenían derecho a un nombre y a figurar en el libro de familia, algo que muchos averiguamos accidentalmente al conocer el caso de Uma.
Por mucho que políticamente no interese, debemos llegar a alguna conclusión, establecer de una vez por todas qué es un ser humano y qué no. Algo así no puede depender de quién esté al mando, o de lo que dicte  la mayoría. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto II: "Un huevo no es una gallina"

¿Alguna vez has visto a alguien defender el aborto con analogías como estas?

"Un huevo no es una gallina, una bellota no es un árbol e incluso una tela no es un vestido".

Seguro que sí. Basándome en el artículo "Eggs, acorns and silkworms: Refuting pro-choice propaganda", aparecido en el blog Secular Pro-Life Perspectives, voy a tratar de explicar qué hay de falso y de verdadero en este tipo de enunciados.





Un huevo no es una gallina
Generalmente, este afirmación, hecha con frecuencia en las redes sociales, viene acompañada de la foto de un huevo frito. Y lo gracioso es que, en general... ¡Es cierta! Resulta que la mayoría de los huevos destinados al consumo humano no están fertilizados, es decir, sólo contienen un óvulo de gallina, no un embrión (esto es algo que ya comenté hace mucho tiempo en una nota para mi página de Facebook).
Pero, ¿qué pasa cuando tenemos un huevo fecundado? ¿Es una gallina? Sí, al menos tanto como lo sería un pollito ya nacido. Comúnmente us…

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


Métodos anticonceptivos naturales

Los métodos de planificación familiar natural están basados en la observación de signos y síntomas naturales de las fases fecunda e infecunda del ciclo menstrual. Sirven tanto para prevenir un embarazo como para aumentar las probabilidades de concebir.

Método del calendario 

Se basa en un solo indicador, el de la duración del ciclo.

Durante un año la mujer registra la duración de sus ciclos menstruales. Después, restando 19 días a la duración del ciclo más corto conocido sabrá cuando comienza su fertilidad; y restando 11 días al más largo, cuando termina.

Método de los días fijos

Propuesto para mujeres cuyos ciclos sean de 26 a 32 días, considerando días fértiles entre el día 9 y el día 19.

Puede valerse de un collar para ir contando cuando comienza y termina su fertilidad. Su tasa de fallo está en torno al 14%.

Método de la temperatura

Antes de la ovulación la temperatura basal está en niveles más bajos, y después de ella se eleva entre 0,3 y 0,5 ºC – lo que se conoce como desnivel térmi…