Ir al contenido principal

Distintos e iguales: la naturaleza racional como base para la igualdad de derechos

Pese a que existen diversas razones por las que una persona puede estar a favor del derecho al aborto, una de las más frecuentes es que no considere a los embriones y fetos humanos (al menos, hasta cierto momento del proceso de gestación) como la clase de seres humanos que merecen tener derechos. Sin embargo, si les preguntamos, la mayoría de los pro-elección sí reconocerán que todos los seres humanos nacidos tienen, en principio, el mismo derecho a vivir, entre otros. Ante esto, cabe preguntarse: ¿a qué se debe este consenso respecto a la igualdad de derechos fundamentales para los humanos que ya han abandonado el útero materno? Al fin y al cabo, todos somos distintos en casi todos los aspectos: algunos humanos son más inteligentes que otros; los hay más fuertes y más débiles;  no todos tienen el mismo aspecto, ni las mismas habilidades, ni siquiera el mismo nivel de autoconciencia.


Según Josh Brahm, del Equal Rights Institute, para justificar que se nos tratase como a iguales sería necesario que todos los humanos tuviésemos algo en común, una propiedad que estuviese presente en la misma medida en cada uno de nosotros, que no permitiese establecer la existencia de humanos de primera y de segunda categoría. ¿Existe semejante propiedad? Sí, y es la que da origen a lo que el propio Brahm denomina el "Argumento de la Naturaleza Racional para el Trato Igualitario".

Este argumento afirma que lo que todos los seres humanos tenemos en común, lo que sienta las bases de nuestra igualdad pese a nuestras diferencias, es que tenemos una naturaleza racional, es decir, somos la clase de seres que tienen la capacidad intrínseca de desarrollar una actividad racional.

Tal como él mismo lo define, una "persona" sería «una sustancia racional, un ser que mantiene su identidad a través del cambio y posee una naturaleza que se orienta a sí misma hacia una actividad racional», entendiendo por "racional" «que tiene auto-identidad, comprende las razones para los actos, elige actuar, infiere razones válidas para los actos y toma decisiones morales consecuentes».

Es fundamental tener en cuenta que lo que este argumento defiende es que no son las habilidades presentes del organismo en cuestión, sino la clase de ser que es (que le llevará, en condiciones ideales, a desarrollar ciertas habilidades), lo que lo hace merecedor de respeto. Citando a Christopher Kaczor, autor de The Ethics of Abortion, el valor intrínseco «no es otra cosa que la capacidad, habilidad o disposición (aunque quizá no realizable) disfrutada solo por seres vivos, completos, cuyo auto-desarrollo activo apunta hacia, y cuya prosperidad consiste en, libertad y racionalidad».

Teniendo todo esto en cuenta, Brahm concluye que los embriones y fetos humanos, por el hecho de ser miembros de la especie humana, poseen esta naturaleza y, por tanto, merecen ser tratados como cualquier otro ser humano.

Imagen original de Secular Pro-Life.





Preguntas: ¿Qué pensáis de la teoría de Brahm? ¿Se os ocurre algún otro rasgo que pueda justificar la igualdad de derechos o pensáis que deberíamos abandonar la idea de que todos los seres humanos tenemos el mismo valor fundamental?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto II: "Un huevo no es una gallina"

¿Alguna vez has visto a alguien defender el aborto con analogías como estas?

"Un huevo no es una gallina, una bellota no es un árbol e incluso una tela no es un vestido".

Seguro que sí. Basándome en el artículo "Eggs, acorns and silkworms: Refuting pro-choice propaganda", aparecido en el blog Secular Pro-Life Perspectives, voy a tratar de explicar qué hay de falso y de verdadero en este tipo de enunciados.





Un huevo no es una gallina
Generalmente, este afirmación, hecha con frecuencia en las redes sociales, viene acompañada de la foto de un huevo frito. Y lo gracioso es que, en general... ¡Es cierta! Resulta que la mayoría de los huevos destinados al consumo humano no están fertilizados, es decir, sólo contienen un óvulo de gallina, no un embrión (esto es algo que ya comenté hace mucho tiempo en una nota para mi página de Facebook).
Pero, ¿qué pasa cuando tenemos un huevo fecundado? ¿Es una gallina? Sí, al menos tanto como lo sería un pollito ya nacido. Comúnmente us…

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


Métodos anticonceptivos naturales

Los métodos de planificación familiar natural están basados en la observación de signos y síntomas naturales de las fases fecunda e infecunda del ciclo menstrual. Sirven tanto para prevenir un embarazo como para aumentar las probabilidades de concebir.

Método del calendario 

Se basa en un solo indicador, el de la duración del ciclo.

Durante un año la mujer registra la duración de sus ciclos menstruales. Después, restando 19 días a la duración del ciclo más corto conocido sabrá cuando comienza su fertilidad; y restando 11 días al más largo, cuando termina.

Método de los días fijos

Propuesto para mujeres cuyos ciclos sean de 26 a 32 días, considerando días fértiles entre el día 9 y el día 19.

Puede valerse de un collar para ir contando cuando comienza y termina su fertilidad. Su tasa de fallo está en torno al 14%.

Método de la temperatura

Antes de la ovulación la temperatura basal está en niveles más bajos, y después de ella se eleva entre 0,3 y 0,5 ºC – lo que se conoce como desnivel térmi…