Ir al contenido principal

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto III: "Nadie te obliga a abortar"

Este es sin duda uno de los argumentos más utilizados por los defensores del aborto y a la vez uno de los menos efectivos. ¿Por qué? Vamos a verlo.


El argumento es sencillo: "¿No estás de acuerdo con el aborto? Muy bien, no abortes, pero no les digas a los demás lo que tienen que hacer. Abortar es un derecho, no una obligación". Sin embargo, ¿es cierto que el aborto "no obliga a nadie"? Pues no, no es cierto. De hecho, obliga a muchas personas, de muchas formas distintas.

Obliga a todos los ciudadanos a financiarlo

El Estado español destina varios millones de euros al año a la financiación de las clínicas que practican abortos. Dicha financiación se lleva a cabo con dinero público procedente de los impuestos de todos los ciudadanos, estén a favor o en contra de esta práctica. Esto significa que todos aquellos que vemos el aborto, no como un derecho humano, sino todo lo contrario, estamos obligados a pagarlo con nuestro dinero, un dinero que podría haber sido destinado, por ejemplo, a paliar la maltrecha situación económica de la Sanidad española, a mejorar las prestaciones a las personas con discapacidad, a la ampliación de los servicios sanitarios o a la investigación biomédica.

Obliga a los profesionales sanitarios a participar en el proceso

Si bien los médicos, enfermeros y demás profesionales de la salud tienen reconocido su derecho a la objeción de conciencia, este aún tiene sus limitaciones. Por ejemplo, los médicos de atención primaria tienen la obligación de informar a cualquier embarazada que lo solicite de su derecho a interrumpir legalmente su embarazo, aunque esto vaya contra sus convicciones religiosas o sus principios morales.

Obliga a los padres a permanecer al margen 

Al reconocer el aborto como un derecho exclusivo de la mujer a decidir sobre "su cuerpo" se niega automáticamente al progenitor masculino la posibilidad de participar legalmente en la toma de decisiones. Si él está de acuerdo en que se interrumpa el embarazo, no hay problema, pero, ¿y si está en contra? ¿Y si él quiere a su hijo, si ya lo considera parte de su familia? Imagina que tu pareja decide matar a tu hijo y tú no puedes hacer nada para evitarlo porque la ley te lo impide. Imagina tener que quedarte de brazos cruzados mientras pierdes para siempre a un ser al que amabas porque la ley no lo considera un ser humano sino una propiedad de su madre. Esto es algo que ocurre cuando el aborto se acepta como un "derecho de la mujer a decidir sobre su maternidad", que muchos padres se ven obligados a renunciar a "su paternidad". Obligados a permanecer al margen mientras abortan a sus hijos, sólo porque por naturaleza estos no pueden desarrollarse dentro de sus cuerpos. Algunos de estos hombres pueden incluso llegar a sufrir los síntomas del conocido como Síndrome Post-Aborto, que también puede afectar a la madre, hermanos o abuelos de la criatura abortada, etc. No se les obliga a abortar de forma física, pero sí experimentan las consecuencias psicológicas de un aborto no deseado.

Obliga a muchas mujeres a abortar

Por supuesto, en la mayoría de los países en los que el aborto es legal está prohibido obligar a una mujer a abortar. Al menos, directamente. Sin embargo, esto no es obstáculo para que, al margen de su legalidad o ilegalidad, muchas mujeres se sientan  obligadas a abortar por diversas circunstancias: problemas económicos, miedo a perder su trabajo, a su pareja, su hogar, a no poder seguir estudiando... Ninguna mujer aborta porque le apetezca hacerlo; de hecho, muchas desearían dar a luz a sus hijos pero creen que esto no es una opción para ellas. No hay una obligación directa, pero sí indirecta. Estas mujeres también tienen más probabilidades de sufrir el síndrome post-aborto anteriormente mencionado.

Obliga a los no nacidos a morir

Este es, sin duda, el motivo principal por el que el argumento de "nadie te obliga a abortar" nunca convencerá a un pro-vida. Incluso si dejase de financiarse con dinero público; incluso si se respetase a rajatabla el derecho a la objeción de conciencia; incluso si ignorásemos el dolor de los padres y demás familiares de los que son abortados, considerándolo un "mal menor"; incluso si consiguiésemos que ninguna mujer se sintiese presionada para abortar en contra de su voluntad (objetivo que tanto pro-vida como pro-elección deberíamos esforzarnos por alcanzar) seguiríamos teniendo el mismo problema de base: el aborto siempre acaba con una vida humana, siempre obliga a morir a una criatura humana incapaz de opinar o defenderse.

Los que defendemos el derecho a vivir de los no nacidos no lo hacemos porque queramos oprimir a las mujeres u obligarlas a ser madres, sino porque creemos que todos los seres humanos somos iguales en dignidad y derechos fundamentales desde el momento de nuestra concepción. Lo que pedimos es que se respete el derecho fundamental a la vida de todos los humanos, al margen de su edad, habilidades, ubicación o grado de dependencia. Una ley que niega la humanidad y el derecho a la vida de una parte de la población, en este caso del colectivo pre-natal, es un atentado contra los derechos humanos.  Para dejarlo claro: ¿aceptaríamos como argumento para permitir el infanticidio que nadie obliga a los padres a matar a sus hijos recién nacidos? No, porque sus hijos son personas, seres humanos con dignidad y derechos propios que ni siquiera sus progenitores les pueden arrebatar. Para un pro-vida un niño por nacer tiene los mismos derechos que uno ya nacido, por eso el argumento de "nadie te obliga a matar, deja que los demás maten" siempre cae en saco roto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


¿Deberíamos comparar el aborto con el Holocausto? Reflexiones a favor y en contra.

Recientemente un grupo pro-vida canadiense desató la polémica al mostrar un vídeo en el que se comparaba el aborto con el Holocausto judío. El vídeo, titulado The Case Against Abortion: Personhood, pertenece a la organización estadounidense Abort73 y se puede ver a continuación:


Lo cierto es que es frecuente en el activismo pro-vida que se compare el aborto con otros crímenes contra la Humanidad como el Holocausto, la esclavitud, etc., en base a los puntos que tienen en común. Sin embargo, ¿es válida esta comparación? La organización Secular Pro-Life se hizo esta misma pregunta hará un año y se la planteó a los seguidores de su página de Facebook. Finalmente lograron clasificar las respuestas en tres grandes grupos:

1 - No, la comparación presenta problemas.

2 - Sí, es una comparación válida, pero no necesariamente efectiva.

3 - Sí, es una comparación válida.

En Secular Pro-Life decidieron recoger en un artículo algunos de los comentarios que encajaban en los distintos grupos y he pen…