Ir al contenido principal

Admirable reacción de un profesor ante el llanto del bebé de una de sus alumnas

La imagen de Sydney Engelberg, un profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, sosteniendo al bebé de una de sus alumnas, se ha vuelto viral.

Al parecer la joven madre no pudo encontrar una niñera que se hiciese cargo de su hijo y se vio obligada a traerlo a clase. Cuando el bebé rompió a llorar y la alumna, avergonzada, se levantó para salir, el profesor la detuvo y, ni corto ni perezoso, cogió al niño en brazos y lo meció para que se calmase sin abandonar en ningún momento su exposición. La fotografía del docente dando clase con el niño en brazos ha desatado una ola de admiración en las redes sociales.

A raíz de la anécdota se ha sabido que Engelberg, de 67 años, que tiene además cuatro hijos y cinco nietos, permite que sus alumnas acudan a clase con sus hijos pequeños e incluso que los amamanten allí. Según su hija, Sarit Fishbaine, el profesor no entiende a qué viene tanto revuelo: "La forma en que - su padre- entiende el concepto de recibir educación no sólo es aprender los conocimientos que te enseñan en una clase, sino también el aprendizaje de unos valores".

Ciertamente actitudes como esta son las que hacen falta si queremos construir una sociedad inclusiva en la que la conciliación entre el trabajo o los estudios y la vida familiar sea una realidad, en la que la maternidad y la paternidad no sean un obstáculo para ejercer el derecho a la educación y al trabajo.

Fuentes:

Un profesor da clase con un bebé en brazos para evitar que su madre se fuera - ANTENA 3 TV

Professor Has Best Response To Student's Crying Baby

Comentarios

Entradas populares de este blog

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto I: "Si una vez fuiste un feto, también fuiste un espermatozoide"

Con este artículo, que espero sea el primero de una larga serie, pretendo explicar mi respuesta a un argumento pro-aborto bastante frecuente en las redes sociales:

"Si un feto/embrión fuese un ser humano/persona, un óvulo/espermatozoide también lo sería, por lo que la menstruación/masturbación/anticoncepción equivaldría a un aborto".

El problema con este razonamiento es que, al partir de una premisa falsa, llega inevitablemente a una conclusión errónea. Veamos por qué.


Ante todo hay algunos conceptos que debemos tener claros. Según la RAE:

-Gameto: Cada una de las células sexuales, masculina (espermatozoide) y femenina (óvulo), que al unirse forman el huevo de las plantas y de los animales.

-Cigoto: Célula resultante de la unión del gameto masculino con el femenino en la reproducción sexual de los animales y de las plantas.

-Embrión: Ser vivo en las primeras etapas de su desarrollo, desde la fecundación hasta que el organismo adquiere las características morfológicas de la es…

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto III: "Nadie te obliga a abortar"

Este es sin duda uno de los argumentos más utilizados por los defensores del aborto y a la vez uno de los menos efectivos. ¿Por qué? Vamos a verlo.


El argumento es sencillo: "¿No estás de acuerdo con el aborto? Muy bien, no abortes, pero no les digas a los demás lo que tienen que hacer. Abortar es un derecho, no una obligación". Sin embargo, ¿es cierto que el aborto "no obliga a nadie"? Pues no, no es cierto. De hecho, obliga a muchas personas, de muchas formas distintas.

Obliga a todos los ciudadanos a financiarlo

El Estado español destina varios millones de euros al año a la financiación de las clínicas que practican abortos. Dicha financiación se lleva a cabo con dinero público procedente de los impuestos de todos los ciudadanos, estén a favor o en contra de esta práctica. Esto significa que todos aquellos que vemos el aborto, no como un derecho humano, sino todo lo contrario, estamos obligados a pagarlo con nuestro dinero, un dinero que podría haber sido destina…