Ir al contenido principal

Los Derechos Sexuales y Reproductivos desde una perspectiva Pro-Vida

Estoy segura de que todos hemos oído hablar de los Derechos Sexuales y Reproductivos,  que no son más que los propios Derechos Humanos aplicados al ámbito de la sexualidad y la reproducción. También imagino que la mayoría habrá reparado en que los partidarios del aborto parecen haberse adjudicado por unanimidad  la defensa de los mismos, hasta el punto de acusar constantemente a los pro-vida de querer atentar contra la libertad sexual y reproductiva de las mujeres por no reconocer el aborto como uno de ellos.

Pero ¿acaso ser pro-vida implica, necesariamente, oponerse a cualquier derecho sobre la propia sexualidad y reproducción? ¡Desde luego que no! De hecho, estoy convencida de que los Derechos Sexuales y Reproductivos, bien entendidos y aplicados, son perfectamente coherentes con la filosofía pro-vida.

La web Pro-Salud Venezuela nos ofrece un buen resumen de cuáles son estos derechos, tal y como se recogen en la Declaración del 8º Congreso Mundial de Sexología,  celebrado en1997, en Valencia, España.

Vía Pro-Salud Venezuela
Resumiendo, derecho a la vida, a la libertad, a la educación y a la salud. Derechos Humanos fundamentales que todos apoyamos y defendemos. Al final, lo único que nos diferencia es lo mismo de siempre, es decir, la consideración del nasciturus como ser humano digno y de pleno derecho. Es la negación de esta realidad lo que lleva a los partidarios del derecho al aborto a considerar esta práctica como un simple método de planificación familiar, como un medio más para ejercer el derecho a “decidir, libre y responsablemente, el número de hijos y el espaciamiento de los nacimientos”, en lugar de una violación contra el más básico de los derechos humanos, el derecho a la vida.
Como pro-vida, creo tanto en mis derechos sexuales y reproductivos como en mis derechos pre-natales. Esta convicción se resume en tres premisas básicas:
1 – Todo ser humano tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad.
2 – Todo ser humano tiene derecho a tener una educación y a recibir asistencia médica.
3 – Todo ser humano tiene derecho al reconocimiento de su condición humana y de la dignidad inherente a la misma.
"Su cuerpo. ¿Qué hay de su elección?" - Cartel de StudentsForLife.org.

Creo en mi derecho a vivir mi sexualidad cómo, cuándo y con quien quiera. Por ello rechazo la violencia de género, los matrimonios forzados, la ablación y demás atrocidades. Creo en mi derecho a recibir una educación sexual y a preservar mi salud sexual. Y sí, también creo en mi derecho a elegir tener hijos o no, cuándo tenerlos y cuántos tener. Pero también creo que este derecho no puede servir como excusa para violar el derecho fundamental a la vida de mis hijos no nacidos. Creo que el aborto es un acto violento que transgrede derechos humanos fundamentales y nunca pude ser considerado como un método de planificación familiar, ni mucho menos como un derecho.Yo creo en la igualdad de todos los seres humanos, hombres, mujeres, niños, ancianos, fetos o embriones. Y creo que es posible la coexistencia pacífica entre todos ellos. Como dice la canción, “puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único. Espero que algún día te unas a nosotros, y el mundo vivirá como uno”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La falacia de Beethoven

Creo que todos hemos oído alguna vez la historia que Lejeune le contó a Monod para explicarle el drama humano que suponía el aborto:



Lejeune preguntó a Monod:



- "De un padre sifilítico y una madre tuberculosa que tuvieron cuatro hijos, el primero nació ciego, el segundo murió al nacer, el tercero nació sordomudo, y el cuarto es tuberculoso; la madre queda embarazada de un quinto hijo. Ud. ¿qué haría?"



- "Yo interrumpiría ese embarazo", respondió con toda seguridad Monod.



A lo que su contrincante le contestó:

- "Tengamos un minuto de silencio, pues hubiera matado a Beethoven."


¿Deberíamos comparar el aborto con el Holocausto? Reflexiones a favor y en contra.

Recientemente un grupo pro-vida canadiense desató la polémica al mostrar un vídeo en el que se comparaba el aborto con el Holocausto judío. El vídeo, titulado The Case Against Abortion: Personhood, pertenece a la organización estadounidense Abort73 y se puede ver a continuación:


Lo cierto es que es frecuente en el activismo pro-vida que se compare el aborto con otros crímenes contra la Humanidad como el Holocausto, la esclavitud, etc., en base a los puntos que tienen en común. Sin embargo, ¿es válida esta comparación? La organización Secular Pro-Life se hizo esta misma pregunta hará un año y se la planteó a los seguidores de su página de Facebook. Finalmente lograron clasificar las respuestas en tres grandes grupos:

1 - No, la comparación presenta problemas.

2 - Sí, es una comparación válida, pero no necesariamente efectiva.

3 - Sí, es una comparación válida.

En Secular Pro-Life decidieron recoger en un artículo algunos de los comentarios que encajaban en los distintos grupos y he pen…

Respuestas Pro-Vida a argumentos Pro-Aborto III: "Nadie te obliga a abortar"

Este es sin duda uno de los argumentos más utilizados por los defensores del aborto y a la vez uno de los menos efectivos. ¿Por qué? Vamos a verlo.


El argumento es sencillo: "¿No estás de acuerdo con el aborto? Muy bien, no abortes, pero no les digas a los demás lo que tienen que hacer. Abortar es un derecho, no una obligación". Sin embargo, ¿es cierto que el aborto "no obliga a nadie"? Pues no, no es cierto. De hecho, obliga a muchas personas, de muchas formas distintas.

Obliga a todos los ciudadanos a financiarlo

El Estado español destina varios millones de euros al año a la financiación de las clínicas que practican abortos. Dicha financiación se lleva a cabo con dinero público procedente de los impuestos de todos los ciudadanos, estén a favor o en contra de esta práctica. Esto significa que todos aquellos que vemos el aborto, no como un derecho humano, sino todo lo contrario, estamos obligados a pagarlo con nuestro dinero, un dinero que podría haber sido destina…